This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Read our privacy policy>

Si necesita ayuda, haga clic aquí:

Este caso de estudio examina cómo Petróleos Mexicanos (Pemex) avanza hacia la transformación digital para aumentar su rentabilidad, su eficiencia operativa y su competitividad en el mercado petrolero, gracias a la reforma energética en México. Los hallazgos son el resultado de una serie de entrevistas realizadas por analistas de IDC con ambas organizaciones, en las que se discutieron los desafíos, las lecciones y los beneficios logrados.

Rodrigo Becerra Mizuno Director de TI de Pemex

La transformación digital se ha convertido en una discusión común para todas las industrias, grandes y pequeñas, en un intento por crear cambios disruptivos en:

  • Liderazgo; para desarrollar la visión de una transformación empresarial digital.
  • Experiencias centralizadas; para atraer y fidelizar clientes.
  • Información; para obtener una ventaja competitiva.
  • Modelo operativo; para realizar operaciones comerciales más eficaces y receptivas.
  • Personal; para transformar la forma en que se accede, conecta o mejora el talento en una economía digitalizada.
  • Seguridad; para realizar operaciones comerciales críticas de manera segura y proteger los activos de información.
  • Para tener éxito en la transformación digital, el modelo de negocio debe centrarse en la capacidad de operar e interactuar a través de diferentes canales con clientes, proveedores y socios, con el apoyo de una estrategia de comunicación y colaboración convergente. Los resultados son eficiencia en los procesos operativos, gestión coherente de la información, mayor rendimiento empresarial y mejores experiencias de los clientes.

    Desde la reforma energética, Pemex ha enfrentado una nueva situación con competidores y alianzas más estratégicas en los procesos de producción y distribución, tanto en México como en los mercados externos. En consecuencia, la empresa decidió participar en el proceso de transformación digital para ser más ágil, eficiente y competitiva, y estar más centrada en el cliente, tanto en el caso de los consumidores finales como en el de los distribuidores.

    Acerca de Petróleos Mexicanos

    Fundada en 1938, Petróleos Mexicanos, conocida como Pemex, es una organización estatal en la industria petrolera con unos ingresos anuales de más de 1700 millones de dólares estadounidenses y una producción diaria promedio de 1.9 millones de barriles de crudo en 2017. Su estructura corporativa es amplia y compleja, ya que está compuesta por siete subsidiarias: Pemex Exploración y Producción, Pemex Perforación y Servicios, Pemex Transformación Industrial, Pemex Logística, Pemex Etileno, Pemex Fertilizantes y Pemex Internacional. Con más de 125 mil empleados, ocupa el 8º lugar en la producción de petróleo, es la 7ª empresa comercializadora de petróleo y la 15ª refinería en todo el mundo. A nivel regional, es el primer productor de fosfatos y el 5º productor de petroquímicos.

    El plan de negocios 2017-2021 de Pemex avanza con un principio rector: aumentar la rentabilidad en función de las estrategias comerciales y la flexibilidad que ofrece la reforma energética.

    Antecedentes

    Durante los últimos 80 años, Pemex creó una infraestructura heterogénea de TI. Cada subsidiaria organizaba su propia área de tecnología de la información con diferentes estrategias de gestión y tecnología. Esto se tradujo en múltiples sistemas legados, más de 700 aplicaciones (algunas duplicadas y en diferentes versiones), equipos de telefonía de diferentes marcas o software obsoleto, interno o propio, y salas de TI desatendidas en operaciones críticas. Además, el personal de TI estaba esparcido a lo largo de más de 200 sitios, en una amplia geografía, con escaso apoyo de TI local. Los costos de propiedad, mantenimiento y renovaciones eran notablemente elevados.

    En 2010, Pemex decidió consolidar cada área de TI en una sola dirección corporativa de TI, con tres subdirectores, para alcanzar los siguientes objetivos: reducción de costos, consolidación de datos y soluciones unificadas para que cada subsidiaria aprovechara las economías de escala.

    Debido a factores macroeconómicos, los precios del petróleo cayeron al mismo tiempo que el aumento de la tasa de cambio del dólar estadounidense impulsó el aumento de los precios de los suministros. La reforma energética se convirtió en una preocupación adicional para la empresa cuando la apertura del mercado agregó nuevos participantes en la cadena de valor. Por lo tanto, Pemex, acostumbrado a estar solo en el mercado, tuvo que cambiar su rol para diferenciarse de sus competidores, convirtiéndose en una organización competitiva y eficiente. Después de realizar un diagnóstico exhaustivo de la infraestructura de TI, Pemex se dio cuenta de la necesidad de modernizar las redes y los equipos de telefonía, consolidar los sitios en una gestión centralizada para monitorear y detectar riesgos de forma remota, reducir la cantidad de proveedores de TI y trasladarse a la nube para optimizar la infraestructura y los costos.

    La empresa convocó un proceso de licitación para buscar un socio con una cartera integral. Tras una serie de estrictos procesos de selección, Huawei ganó el proceso y, desde entonces, pudo acompañar a Pemex en su camino hacia la transformación digital.

    Rodrigo Becerra Mizuno, director de Informática de Pemex, señaló: “Durante 80 años, Pemex compró, implementó y mantuvo su infraestructura de TI. Tuvimos que cambiar ese enfoque.”

    Desafíos

    El área de tecnología de la información solía percibirse como una mera función administrativa, que gestionaba la infraestructura, el hardware (PC y periféricos), los programas de software, las redes y los equipos de telefonía. Para cambiar esta percepción, el equipo del director de TI facilitó talleres digitales con la participación del director general y el resto de ejecutivos de nivel C de la empresa. Este enfoque fue esencial para generar aceptación, ya que la mayoría de los empleados de Pemex había trabajado durante muchos años con las mismas herramientas y aplicaciones, tal y como sucedía en otras empresas del ramo del petróleo y el gas del mundo. El desafío cultural fue el primero que hubo que abordar: facilitar la adopción del nuevo modelo de negocio y la infraestructura tecnológica.

    También fue necesario un diagnóstico para comprender la situación de la infraestructura. Las redes y equipos de voz y datos, legados y obsoletos, algunos con más de 20 años de antigüedad, eran difíciles de gestionar o actualizar. La mayoría de los dispositivos no podían interactuar con aplicaciones comerciales y otras herramientas de comunicación. Además, la geografía externa y expandida a lo largo de la cadena de valor dificultaba el despliegue de infraestructura de redes y comunicaciones.

    Diez centros de datos, cada uno con un área promedio de 260 metros cuadrados, necesitaban actualizaciones continuas, gestión, enfriamiento y supervisión directa. Los costos asociados eran altos. Además, algunos sitios estaban ubicados cerca de áreas de riesgo y necesitaban una estrategia de recuperación ante desastres para garantizar la continuidad del negocio.

    De esta forma, el área de TI tuvo que superar las expectativas con medidas únicas bien definidas y resultados a corto plazo. Se definieron cinco iniciativas clave para implementar la transformación digital en Pemex:

  • Migración a la nube: Pasar de gastos de capital a gastos operativos y de ahí, al pago por lo que se consume en capacidad, almacenamiento y plataformas.
  • Comunicaciones de próxima generación: Implementación de comunicaciones convergentes y unificadas.
  • Sólida seguridad de la información: Protección de activos de datos en infraestructuras tradicionales y en la nube.
  • Optimización de aplicaciones comerciales: Adaptación al nuevo modelo de negocio.
  • Área de trabajo digital: Ofrecer a los usuarios acceso a herramientas y aplicaciones de productividad en cualquier lugar y en cualquier momento, de manera coherente con las mismas funciones en dispositivos móviles y de escritorio.
  • Solución

    Huawei tiene las capacidades para satisfacer las necesidades de Pemex con un modelo de negocio flexible, experiencia y soluciones de extremo a extremo ya aplicadas en la industria petrolera.

    Pemex ha estado implementando la solución IMS de Huawei (subsistema IP multimedia), con datos móviles y mensajería basados en principios de apertura e innovación. Los usuarios finales pueden acceder a las aplicaciones comerciales con las mismas funcionalidades y características desde sus dispositivos móviles o PC de escritorio. En este momento, hay instalados teléfonos IP (7950 y 7910) y teléfonos con video (8950), compatibles con SBC Gateway (AR2220E), switches de core (S12708), switches de acceso (S5720) y routers centrales (NE40E-X8).

    “La creación de redes de campus tiene un impacto en la cadena de valor, de upstream a downstream, pasando por la logística y las operaciones generales. Tenemos que proporcionar servicios de comunicación eficientes,” apuntó David Herrera, director de Servicios de TI de Pemex.

    Para respaldar las aplicaciones e IMS, con garantías de servicios y soluciones de continuidad del negocio, Pemex ha adquirido unidades de FusionModule800 Smart Small Data Center. A finales de 2018, estos minicentros de datos fueron implementados en las instalaciones de Pemex, como TAR, hospitales para empleados y refinerías de petróleo que pueden ser monitoreados de forma remota a través de un teléfono celular o un sistema de gestión inteligente.

    Las cargas de trabajo en los minicentros de datos son diversas:

  • SIC: un sistema de comercio para controlar la facturación, la carga y el envío.
  • Sistema de control sanitario en hospitales.
  • Diversas aplicaciones industriales en refinerías.
  • Sistemas de calidad del crudo en instalaciones de perforación.
  • Seguimiento volumétrico de distribución en los TAR.
  • Huawei puso en marcha la transferencia de conocimiento y la capacitación para ayudar a Pemex a ser autónoma en la instalación de sistemas operativos, configuración, creación de particiones, copia y despliegue de máquinas virtuales. Huawei también ha brindado servicios de asesoría y despliegues a Pemex sobre mejores prácticas en la industria petrolera, convirtiéndose en un socio comercial en su transformación digital.

    Aurelio Lagarda Fierro, subdirector de Servicios de TI, Pemex, comentó: “Los dispositivos de comunicaciones de próxima generación permiten una gestión eficiente. No tenemos que gestionar salas grandes y separadas para proporcionar servicios de voz y datos. Ahora podemos decir a nuestros usuarios finales que ‘las aplicaciones de su oficina también se ejecutan en sus dispositivos móviles.”

    Beneficios

    La digitalización del negocio es un proceso continuo y en evolución. Implica cambios disruptivos en el ecosistema empresarial y en la arquitectura de TI. Esto debe estar respaldado por competencias digitales para implementar la innovación en productos, servicios y modelos comerciales para mejorar la eficiencia y la experiencia del cliente.

    La transformación digital en Pemex aún está en marcha, pero los resultados son evidentes:

  • IMS es un valor agregado para Pemex, con capacidades de asistencia automática que ofrecen una experiencia de comunicaciones convergentes con enrutamiento e integración de bajo costo, interoperabilidad, escalabilidad, gestión de red y sistema de facturación.
  • Las comunicaciones convergentes han ayudado a optimizar el ancho de banda de Internet (lo mismo para voz y datos) y a utilizar herramientas de inteligencia para monitorear y priorizar el tráfico.
  • Los switches y herramientas de comunicaciones de próxima generación permiten una gestión y un despliegue de recursos eficientes. Los usuarios finales se han beneficiado de la mensajería integrada, las videoconferencias, la voz y los datos con aplicaciones comerciales y el acceso desde dispositivos móviles o PC de escritorio.
  • Los minicentros de datos estándares y premontados con bastidor, baterías, aire acondicionado, almacenamiento y sistemas de monitoreo han ayudado a Pemex a ahorrar energía y a completar la instalación más rápido en diferentes infraestructuras. El monitoreo a través de la interfaz web ayuda a gestionar las operaciones de forma remota.
  • Los niveles de seguridad en la nube han evitado incidentes de seguridad informática. Además, las campañas de protección contra la suplantación de identidad dirigidas a empleados y colaboradores han creado conciencia de seguridad.
  • La solución de la nube ha reducido los costos operativos (menos instalaciones, energía, enfriamiento, gestión de hardware) con menos centros de datos, al tiempo que obtiene más capacidades de almacenamiento con seguridad y continuidad del negocio.
  • Rodrigo Becerra Mizuno, director de Informática de Pemex, comentó “Optimizamos las operaciones comerciales con sistemas convergentes, reduciendo metros cuadrados, costos de mantenimiento, energía y enfriamiento. Nuestro personal ahora está más centrado en el negocio principal de Pemex.”

    Expectativas de futuro

    Pemex espera implementar la transformación digital más grande de Latinoamérica y convertirse en un competidor de primer nivel con un negocio digital completo. Los planes incluyen la implementación de:

  • 37 mil teléfonos IP a finales de 2018.
  • Analítica y big data, actualmente en período de pruebas de concepto, para empoderar al negocio de cara a la eficiencia operativa y a la seguridad de la información.
  • Internet de las cosas para diferentes aplicaciones, desde logística, monitoreo y control de operaciones (por ejemplo, para predecir un posible cierre), así como medidas de vigilancia y seguridad para los trabajadores en las instalaciones de Pemex.
  • Para IDC, la transformación digital es la capacidad de crear un modelo repetible para innovar negocios, productos y servicios para mejorar la productividad y las experiencias de los clientes.

    Este caso de estudio de Pemex es un ejemplo de los pasos que las organizaciones deben tomar para embarcarse en tal transformación:

    1. TEl punto de partida es un diagnóstico del negocio a partir del liderazgo, experiencias integrales, espacios de trabajo, modelo operativo y gestión de la información.

    2. La participación de los líderes empresariales es fundamental para alinear las iniciativas de transformación con los objetivos empresariales.

    3. Equipar a los trabajadores y socios conectados con interfaces digitales.

    4. Modernizar la infraestructura tecnológica para respaldar el nuevo modelo comercial.

    5. Confiar en el asesoramiento y la colaboración de expertos en tecnologías disruptivas para evaluar el momento adecuado para adoptarlas en su organización.

    6. Y, finalmente, estar preparado para reestructurar el negocio hacia una innovación continua.

    0 lectores

    (0 evaluaciones)

    ¿Le gustó esta historia? Evalúela

    0/500

    Escriba su comentario aquí.
    Enviar

    0 comentarios

      Más comentarios

        Ha enviado su evaluación satisfactoriamente.

        Ha enviado sus comentarios satisfactoriamente.

        No se pudo enviar su evaluación.

        No se enviaron sus comentarios.

        Primero escriba su comentario.

        Share link to: